Cómo responder: ¿por qué deberíamos contratarte?

By | 20/06/2018

Una de las preguntas más típicas en una entrevista de trabajo y con la que muchas empresas pueden concluir su entrevista es: ¿Por qué deberíamos contratarte? Es en este momento cuando el candidato debe tomar el mando de la entrevista y expresar, de forma breve y concisa, el motivo que le hace único ante los demás solicitantes al puesto de trabajo.

Lamentablemente, no hay una respuesta correcta o adecuada que asegure tu incorporación a ese puesto de trabajo, pues dependerá de múltiples factores: las prioridades de la empresa solicitante, el perfil profesional de cada uno de los candidatos, el criterio que decida utilizar el reclutador, etc.

No obstante, lo que sí podemos hacer es ofrecerte unos cuantos consejos para que consigas averiguar qué es lo que te hace destacar como profesional, sepas encontrar puntos en común con el puesto de trabajo ofertado y seas capaz de dar los mejores motivos que hagan ganarte la decisión del entrevistador.

¿Estás en la posición correcta?

Para poder contestar a la pregunta adecuadamente, primero debes tener muy claro si encajas con el puesto de trabajo. Si no, será muy difícil poder transmitírselo al entrevistador. Los puestos de trabajo que solicitas siempre deben ir acordes a tus capacidades y aptitudes. De lo contrario, estarás perdiendo el tiempo, pues en algún momento tu candidatura caerá y habrás malgastado un tiempo que podrías haber empleado en buscar ofertas más afines a ti.

Siempre podemos flaquear ante un requisito en concreto, pero debes cumplir la gran mayoría de condiciones que ha puesto la empresa. En la mayoría de los casos, el desconocimiento de un programa o una técnica de trabajo puede substituirse por el conocimiento de otro con un mecanismo similar. Coméntalo o apréndetelo antes de la entrevista para poder demostrar que estás 100% preparado.

Y lo más difícil de todo: créete capacitado para el puesto. Si estás convencido de que ese trabajo está hecho para ti, ahora es el momento de conseguir que el entrevistador también lo esté.

Guarda tu timidez

Puede que seas una persona tímida por naturaleza, pero no te dejes asustar por este motivo, ya que actualmente existen infinidad de técnicas que pueden ayudarte a hacer desaparecer esta característica tan común entre las personas. Aunque no lo seas, es muy habitual que responder con timidez ante una presentación en público o una entrevista de trabajo, pero debemos ser capaces de gestionarlo.

Durante toda la entrevista de trabajo, y especialmente cuando te formulen esta pregunta, debes estar más que preparado y transmitir confianza. No bajes la mirada ni cambies constantemente de postura. El entrevistador debe ver que estás realmente seguro de lo que le estás diciendo. Si lo consigues, estarás cumpliendo gran parte del trabajo.

Nadie se convence ante una persona que no está segura de sí misma ni sabe sacar todo su potencial, de ahí la importancia de dejar a un lado tu timidez y sacar tu mejor actitud. La actitud que mantengas en la entrevista de trabajo puede ser tu mayor ventaja competitiva, así que guarda tu timidez, controla los nervios y demuestra seguridad: tú vales mucho.

Demuestra tu potencial

Ahora es el momento de demostrar las capacidades, actitudes y todo el potencial que tienes para el puesto de trabajo ofertado. Y decimos demostrar porque no sólo vale mencionar los motivos por los que deberían contratarte. Debemos ejemplificar los motivos para ganar una mayor credibilidad ante el entrevistador y destacar nuestra candidatura frente a nuestros competidores.

Para ello, dispones de tiempo (más o menos, pero dispones de tiempo) para prepararte esta respuesta que puede ser crucial para ser contratado. Repasa tu experiencia laboral, tu formación, tus habilidades, idiomas y demás información relevante sobre ti como profesional. Ahora mírate la oferta de trabajo y, como en las mejores ofertas de viaje, busca, encuentra y compara.

¿Qué es lo que más destaca la compañía sobre el perfil del candidato? ¿Cuál es el requisito que se repite más de 10 veces en la oferta? ¿O aquél que aparece subrayado o marcado en negrita? Esos conocimientos, habilidades o capacidades serán tu punto de partida. Seguramente destacarás especialmente en alguno en concreto, así que aprovéchalo y ejemplifícalo con experiencias, actividades o proyectos que hayas realizado anteriormente.

Finalmente, no olvides que tus ganas suman más puntos que todo tu currículum. Si de verdad te interesa el puesto de trabajo, apuesta por el entusiasmo, nuestros consejos y demuestra todo tu potencial.

Share this...
Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *