#TalentTalks con Marina Delgado, nombrada Mejor Recepcionista del Año

By | 02/07/2018

La vitalidad y entusiasmo de Marina Delgado llevó a esta recepcionista del Hotel Gran Meliá Fénix a convertirse en la Mejor Recepcionista del Año, premio que otorgó la Asociación Española de Jefes de Recepción y Subdirectores de Hotel.

En el #TalentTalks de hoy, Marina Delgado habla sobre su premio, cómo éste ha impactado en su trayectoria profesional y nos desvela las cualidades principales que debe tener un buen recepcionista para convertirse en el mejor del país.

¡Descubre la experiencia de la recepcionista del año!

– ¿Qué debe tener un recepcionista para convertirse en el mejor?

Tener cierta idea de un idioma, en especial el inglés, que hoy en día es totalmente necesario. Por otra parte, tener conocimientos en el área administrativa, siempre es un plus para un recepcionista y para la captación de una empresa. Por ejemplo, en mi caso, es algo que he adquirido con la práctica. Otra cualidad necesaria seria también ser una persona capaz de mantener la calma en situaciones complicadas o incómodas. En esta profesión, hay que ser muy activo y es importante que también sea empático y muy resolutivo.

– ¿Son estos los aspectos que te llevaron a ser nombrada Mejor Recepcionista del Año?

El concurso de Recepcionista del Año se basa sobre todo en la parte social de ser un recepcionista. El concurso consistió básicamente en dos pruebas y la primera fue ante un jurado. Ésta consistió en una entrevista en la que querían ver la personalidad del candidato y su proyección de futuro. Con esta prueba, lo que intentan es encontrar a gente que quiera de verdad dedicarse a la hotelería. La segunda prueba fue un poco más complicada porque fue un juego de rol. Los candidatos debíamos trabajar como un día cualquiera mientras dos clientes llegaban al mismo tiempo con diferentes problemas. El reto consistió en identificar cuál era el cliente con más prioridad, sin dejar de lado al otro cliente.

Todos los candidatos estaban más que preparados y la verdad es que todo el mundo era muy competente. Quizás fue la propia situación y saber llevar el problema más prioritario.

– ¿Qué significa este premio para tu carrera dentro del grupo Meliá?

Para mí fue bastante importante participar en el concurso, sobre todo en el concurso internacional. Primero hubo una final estatal y después se celebra la final internacional, en el que asisten candidatos de muchos países. Para mí fue muy importante, porque mi jefe de recepción fue quién directamente me ofreció participar. Para la empresa también resulta ventajoso, ya que, como se hizo en Suiza, obtuvo visibilidad en el extranjero. Y a ti, como empleado, también te da mucha visibilidad. Además, Meliá está ahora mismo en un momento muy dulce de crecimiento. Tiene muchos proyectos en marcha y busca gente que quiera formar parte de esos proyectos. Es una oportunidad muy ventajosa trabajar para una multinacional como Meliá. El perfil serían aquellos candidatos con inquietudes, con movilidad geográfica o aquellos que están empezando ahora.

– ¿Por qué motivos escogiste la Recepción como tu oficio?

Escogí la recepción porque cuando terminé las prácticas de mi carrera, me di cuenta que a lo que realmente quería dedicarme era trabajar en hoteles. Quería aprender de todo. Así que pensé que la recepción era el punto de partida perfecto, porque es el corazón del hotel, con lo cual tiene contacto con todos los departamentos. También es quién tiene la voz en los temas importantes del hotel. Personalmente me pareció el punto de partida que debía de seguir si de verdad quería dedicarme a la hostelería.

– ¿Cómo es el día a día de un recepcionista?

Es un trabajo bastante dinámico, depende mucho del volumen de trabajo, del tipo de cliente que vaya al hotel, pero también depende mucho del tipo de hotel. Yo me he dedicado a trabajar en hoteles de 5*, donde se da la bienvenida al huésped, se acoge al cliente, se hace el check-in, el follow-up de la estancia y finalmente la despedida, siempre intentando que vuelva al hotel. Así se divide un poco la idea del día a día de un recepcionista, aunque luego implica muchas más cosas. Por ejemplo, la facturación, no sólo de las reservas, sino de los eventos que se realicen. La recepción es el primer punto de venta del hotel, de los servicios o de los productos que tenga. También somos el primer punto de contacto en promocionar los nuevos servicios, como si se inaugura un nuevo restaurante en el hotel.

– ¿Cuál es la situación más anecdótica que te has encontrado?

Tampoco he vivido muchas cosas extrañas en recepción (risas). Por ejemplo, me acuerdo que cuando estaba haciendo mis prácticas en Qatar, que fueron mis segundas prácticas en la carrera, trabajaba en la conserjería, donde aprendí muchas cosas que luego me han sido útiles en la recepción. En Qatar todo se mueve por contactos, es un mundo un poco distinto de Europa, y recuerdo un cliente que nos pidió que incluyéramos un camello en el aeropuerto porque llegaba su novia y quería una forma original de pedirle la mano. De algún modo, mi jefe lo consiguió, todo por contactos. Sé que la novia dijo que sí, pero no sé si al final se llegaron a casar. Podría ser lo más extraño que he visto.

– El sector hotelero cambia constantemente. ¿También los profesionales?

Creo que realmente es el cliente y las necesidades del cliente lo que está cambiando. Esto empuja a que los profesionales que se están buscando sean un poco distintos. Por ejemplo, hay muchos artículos que mencionan que hoy en día se busca a un tipo de recepcionista o empleado menos robótico. Una persona mucho más cercana a los clientes, siempre siendo más educados, encontrando un punto adecuado, pero siempre más cercano. Antes la gente no se podía permitir el lujo de viajar, no todo el mundo podía hacerlo, y hoy en día la gente viaja mucho más, los clientes que viajan lo hacen en cualquier época del año y a cualquier sitio, con lo cual también se busca un tipo de recepcionista o empleado que pueda adaptarse fácilmente a otras culturas.

– ¿Cómo describirías tu experiencia y evolución como profesional de Recepción?

Yo tuve la suerte de poder estudiar en algunas escuelas de dirección hotelera que son muy buenas. Empecé en Les Roches y luego, más adelante, durante el ultimo año me gradué en Lyon. Son muy buenas, en parte, porque te dan la posibilidad de hacer prácticas en grandes cadenas en cualquier parte del mundo. Entonces, mi proyección que por ahora es muy corta comparada con muchísima gente del mundo de la hostelería, ha pasado muy rápido de varias cadenas a trabajar en , he hecho prácticas en Londres, luego pasé a medio oriente, de Qatar a Abu Dhabi, y este proceso me permitió conocer otras culturas y, sobretodo, clientes que tienen prioridades muy distintas y que tienen una forma de ser tratados muy distintas.

– ¿Qué consejos les darías a los recepcionistas inscritos en Turijobs?

Bueno, yo soy lo bastante joven para dar consejos a mucha gente, pero a gente que está empezando, como yo por ejemplo, sí que podría aconsejarles que lo más importante es el trabajo duro y, sobretodo, es importante tener paciencia, que es algo que a veces nos falla un poco. Tampoco debemos acomodarnos a nuestra situación actual y debemos forzarnos siempre a aprender algo nuevo.

Share this...
Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *