Escuchemos el doble de lo que hablamos

By | 06/06/2017

En miles de ocasiones estamos hipnotizados por las cosas que nos pasan y nos abruman. Aspectos de la vida que nos dificultan escucharnos y escuchar a los demás. Hace tiempo un compañero de trabajo compartió una gran cita: “tenemos dos orejas y una sola boca para que escuchemos el doble de lo que hablamos”. Cita del filosofo chipriota Zenón de Citió (336 a. C. – 264 a.C).

En todos los trabajos la escucha es necesaria, en algunos empleos será más relevante que en otros pero siempre hay comunicación. En cualquier caso la escucha es una habilidad que no es fácil pero que se puede desarrollar y practicar.

Si el saber hablar y tener buena retorica es importante,  saber escuchar también tiene su arte. Escuchar implica un conjunto de habilidades que nos permiten ir más allá de oír; escuchar es prestar atención, enterarse, atender a lo que se oye. ¿Dónde queremos llegar?

Cuando encontramos una persona, cuando estamos ayudando a un compañero en un problema, cuando estamos en un proceso de selección, en una reunión, etc. y nos explica alguna cosa:

  1. Podemos oír: sería como oír llover, ni nos interesa, ni le prestamos atención. Estamos en cuerpo y pensando en nuestras cosas.
  2. Podemos escuchar: nos interesa lo que nos dice, mostramos interés y atendemos a sus palabras manteniendo nuestra mente activa para él o ella e imaginando lo que nos comenta en base a nuestra experiencia.
  3. Podemos escuchar y sentir: nos interesa lo que nos dice, mostramos interés y atendemos a sus palabras manteniendo nuestra mente activa para él o ella e imaginando lo que nos comenta en base nuestra experiencia. Aquí, además, como receptores, observamos la comunicación no verbal del emisor, que nos permite empatizar un poco más.

Según Steve Covey, escritor del best seller “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, es importante tener en cuenta que las palabras solo transmiten el 7% del mensaje; el tono de voz, entre un 20-30%; y es el lenguaje corporal el que transmite el 60-80% restante.

Escuchar es una extraordinaria manera de demostrar interés, respeto, amor e integridad hacia la otra persona. Así que es importante saber cómo:

  • ¿Cómo te escuchas a ti mismo?
  • ¿Cuánto, del 1 al 10, te escuchas a ti mismo?
  • ¿Qué te impide escucharte?

Si quieres empoderar, ayudar, a tus compañeros/compañeras, encontrar respuestas, solucionar problemas y hacerles sentir que son importantes para ti, escúchales activamente, préstales atención, y pregúntate a ti mismo:

  • ¿Para qué te lo están contando a ti y no a otra persona?
  • ¿Para qué y por qué te dan ese grado de confianza?
  • ¿Desde dónde escuchas a esa persona?
  • ¿Cómo puedes ayudarle?

A veces, hay personas que simplemente quieren ser escuchadas y, gracias a eso, se le ordenan las ideas y se le solucionan los problemas.

¿Qué estilo de escucha haces?

 

Sergi Serrat – @SerratSergi

Coach en Deliberem y autor del blog Sergi Serrat Urbano

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn7Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *